De ciudad en ciudad. Sombras y huellas

Alianza. Madrid (2011). 348 págs. 22 €. Traducción: María Dolores Torres París y Carmen Torres París.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nedim Gürsel (1951) es un escritor turco que vive en París desde que se exilió en los años sesenta. Autor de narrativa y ensayo, tiene editada una treintena de obras y ha obtenido, entre otros, el Premio de la Academia de Lengua Turca en 1997.

De ciudad en ciudad. Sombras y huellas es un libro de viajes y literatura que reúne veinte capítulos escritos entre 1997 y 2004 sobre otros tantos viajes a diversos lugares de Europa y América. Gürsel, con una visión culta y levemente erudita, transmite amplios conocimientos de literatura, pintura, música y otras artes, así como historia y sociopolítica. Y lo hace de una manera atractiva, clara, bien escrita y con la suficiente tensión literaria como para interesar al lector. En algunas narraciones lo principal es la ciudad; en otras, el escritor o sus personajes.

En estas páginas conocemos más al escritor albanés Ismaíl Kadaré, la idiosincrasia de su país y la situación política por la que discurría la Albania del dictador Enver Hoxha, así como la misteriosa y sorprendente muerte del segundo mandatario en aquel régimen comunista, Mehemed Shehu, a su vez padre de otro escritor actual del país balcánico y mediterráneo, Bashkim Shehu. Gürsel viaja a Nueva Orleans y habla de la obra Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams; de jazz, del carnaval o de cómo la calle Bourbon –y ese tipo de whisky norteamericano– se denominan así por el apellido de la dinastía borbónica.

En Buenos Aires explica a los lectores el origen y la naturaleza del tango, para lo que se sirve de algunas citas de Borges. En Bruselas, cuenta cosas curiosas del cuadro de Bruegel sobre Ícaro y, sobre todo, de la soledad de Baudelaire, que vivió y murió allí, hospedado en el hotel ya desaparecido Grand Miroir; y no se olvida de otros “malditos” como Verlaine, Rimbaud y Nerval. En Tánger, añora el cosmopolitismo de las décadas de la mitad del siglo pasado, con las visitas de actores de cine, pintores, políticos y espías. Acompaña al río Nieper por Ucrania de la mano de Gogol y con Pierre Lotí recorre su ciudad natal de Rochefort. También hay páginas dedicadas a los mejores momentos de Estambul. Un libro culto y ameno.