Cuentos breves para leer en el bus

Belacqva. Barcelona (2007). 192 págs. 6 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Como en un suspiro, Chéjov, Kafka, Twain, Poe, London, Leopardi y otros catorce grandes escritores del XIX y principios del XX pasan por las páginas de esta antología. No son cuentistas, pero en estos cuentos que ha seleccionado Maximiliano Tomas -periodista e historiador argentino-, se encuentra, encerrado en su extrema brevedad, otro porqué para convencer al lector de que ninguno de ellos es tan sólo poeta, o novelista… sino un imprescindible escritor.

Los cuentos son fugaces. En apenas cinco o diez minutos puede leerse cada uno de ellos. Pero atrapan. Y es que, en la intención del compilador, estaban aquellas palabras de Poe: “si una obra literaria es demasiado larga para ser leída de una sola vez, preciso es resignarse a perder el importantísimo efecto que se deriva de la unidad de impresión, ya que si la lectura se hace en dos veces, las actividades mundanas interfieren destruyendo al punto toda totalidad”. Cada relato, a su manera, incita a la reflexión o despierta la sorpresa o transmite una sugerencia…

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares