Cuando pasé al otro lado del muro

Alfaguara.

Madrid (2013).

408 págs.

15,50 € (papel) / 7,99 € (digital).

Traducción: Sara Cano Fernández.

Público: 12-15 años.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Joshua tiene trece años y vive en Amarias, una ciudad aparentemente normal si no fuera por el alto e inexpugnable muro guardado por soldados armados que la rodea. Un día, mientras juega al fútbol, el balón aterriza dentro una zona prohibida. Armándose de valor, decide recuperar el balón traspasando la prohibición de entrada, y descubre un túnel que le lleva al otro lado del muro. Es una oportunidad única de descubrir qué pasa al otro lado, quién vive allí. Una vez fuera, se da cuenta de que su propio mundo es una burbuja, de que al otro lado del muro viven familias y gente normal, pero en una situación mucho peor que la suya. Allí conoce a Leila, que le ayudará a volver al túnel. Ya a salvo en su casa, se da cuenta de que se ha llevado prestada una bufanda del padre de Leila. Su conciencia le dicta que tiene que devolverla a pesar de lo peligroso que resulta cruzar al otro lado.

La novela es ficción, pero está inspirada en los asentamientos judíos de Cisjordania y en cómo la ocupación y el muro de seguridad entre palestinos e israelíes ha cambiado la vida de tantas personas. A través de los ojos de un niño, el autor deja traslucir las injusticias que se comenten y que deterioran la vida de muchas familias, así como el odio injustificado que puede surgir entre los de un lado y los del otro. La muerte del padre de Joshua pone de manifiesto la irracionalidad de de los enfrentamiento armados.

Las frases son sencillas, tal y como las pensaría un chico de 13 años. Está narrado en primera persona, lo cual permite al lector tener una idea clara de lo que pasa por la mente del protagonista y sobre todo lo que le dicta su conciencia. Sin duda, es en este aspecto donde el libro destaca por valores como la justicia, la amistad y la lealtad a la palabra dada. Joshua se juega la vida por unas personas a las que no conoce mucho, pero que necesitan su ayuda. Así, el autor explora la importancia de la trascendencia de nuestras acciones y de la responsabilidad que tenemos de no dejar pasar oportunidades que puedan repercutir en el bien de los demás.