Cuando el rojo es negro

Almuzara. Córdoba (2009). 344 págs. 15,95 €. Traducción: María Fernández Gutiérrez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El escritor chino Qiu Xiaolong nació en Shanghai en 1953. En su Universidad, se especializó en literatura anglo-americana y fue traductor al chino de Joyce, Faullkner, Conrad… Cuando la revuelta de la Plaza de Tiananmen, se encontraba en Estados Unidos. Considerado uno de los líderes del movimiento estudiantil, no pudo regresar a su país. En la actualidad es profesor en la Universidad de Washington y autor de una serie de novelas policíacas protagonizadas por Chen Cao, inspector jefe de homicidios de la Brigada de Asuntos Especiales de Shanghai, un detective que utiliza los modelos clásicos traspasados por la cultura y la realidad china.

Cuando el rojo es negro es la tercera novela que se publica en España protagonizada por este original detective, tras la buena acogida que han tenido Muerte de una heroína roja y Visado para Shanghai..

La novela comienza con el descubrimiento en su humilde casa del asesinato de Yin, profesora de universidad y escritora, considerada ahora disidente tras un pasado radicalmente revolucionario. Su nombre se ha hecho famoso por una novela, Muerte de un Profesor Chino, en la que recrea su estancia en una escuela de reeducación en el campo, donde conoce al prestigioso Yang, poeta y también profesor de universidad. A pesar de la diferencia de edad y de las diferencias ideológicas (Yang ha sido condenado a ese campo mientras Yin es Guardia Roja), entre los dos surge un amor que se vuelve contra ellos.

Como el detective Chen Cao está en ese momento de vacaciones, dedicándose a la traducción, actividad a la que recurre para ganar algo más de dinero, se hace cargo de la investigación su ayudante y amigo Yu. En la resolución del intrincado caso policial se mezcla el caótico presente chino (el voraz consumismo convive con la doctrina comunista) y el peso del pasado con las siempre dramáticas huellas de la Revolución Cultural.

El principal acierto de las novelas de Qiu Xiaolong es que permiten conocer la realidad china a ras de suelo, sin abusar de exotismos. A través de la irónica e intelectual mirada de Chen Cao, que posee bastantes rasgos del autor (además de policía, también es experto en literatura occidental, poeta y traductor de novelas policíacas), Xiaolong traza una radiografía de la China contemporánea. A la vez, salpica la novela de numerosos detalles literarios (no hay situación que no le recuerde a Chen Cao algunas citas de poemas clásicos), culturales, gastronómicos y sociológicos.