Cuadernos de Voronezh

Osip Mandelstam

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Igitur/Poesía. Tarragona (1999). 214 págs. 2.200 ptas. Traducción: Jesús García Gabaldón.

Osip Mandelstam (1891-1942) fue uno de los poetas destacados del grupo acemista (desgajado de los simbolistas), de principios de siglo. Acogió con ilusión y esperanza la revolución bolchevique, pero, más tarde, sufrió primero el destierro y poco después la muerte en un campo de concentración, a causa de unos poemas contra Stalin. Entre junio de 1935 y mayo de 1937, Mandelstam vivió desterrado en Voronezh, en la frontera de Rusia con Ucrania. Durante ese periodo escribió, enfermo y en extrema penuria, estos tres Cuadernos, su obra más importante, inédita en Rusia hasta 1988.

Se trata de un diario poético que tiene como referencia la Divina Comedia, que el autor conocía de memoria, de modo que los tres cuadernos representan el infierno, el purgatorio y el paraíso. Su poesía es muy rica en imágenes, en elipsis, en paranomasias, en anáforas, de una gran sonoridad. Poesía antibélica, defensa del arte frente al poder, de la dignidad del hombre y del valor de la vida frente a la opresión y al terror. En ese sentido, es una obra trágica, pero no nihilista, pues deja un poso de grandeza y de esperanza.

Lógicamente, en la traducción del ruso al castellano, es imposible verter esa riqueza expresiva, pero, en cualquier caso, esta excelente edición ayuda a conocer mejor a uno de los grandes poetas de este siglo. Sugiero al lector iniciar la lectura por el prólogo, tomado de las páginas del diario de Anna Ajmátova, en las que recuerda su amistad con el poeta y con su mujer; y por el epílogo, para asimilar mejor así el sentido de los poemas, antes de lanzarse directamente a la lectura. Se incluyen, además, unas notas que ofrecen algunos datos y algunas pautas esclarecedoras. Hay un espacio aparte para los ambiguos poemas que Mandelstam tuvo que escribir en honor de Stalin y que sólo sirvieron para que no fuera condenado a muerte, como otros tantos que se opusieron al dictador comunista..

Luis Ramoneda