edition-82349-236x347

C.S. Lewis. Su biografía

Rialp.
Madrid (2014).
368 págs.
23 €.
Traducción: José Morales.


Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 67/14

Esta biografía aporta, en no demasiadas páginas, un perfil y una cronología completa de C.S. Lewis. Ahora bien, Alister McGrath no es historiador ni biógrafo, sino teólogo, y está más interesado por la obra de Lewis que por su vida y personalidad. De ahí que analice el origen intelectual de sus escritos, más que realizar un retrato del hombre.

En lo personal, el lector descubre que Lewis era irlandés y que Irlanda influyó en su obra. Con cierta sorpresa, se conocen sus pecadillos y sus tentaciones, mencionados como de pasada, y la larga y compleja relación que tuvo con la madre de uno de sus mejores amigos, la señora Moore, que no queda totalmente explicada. Algo parecido sucede con los amigos de Lewis, en especial J.R.R. Tolkien, cuya amistad duró hasta el final de sus días, aunque tuviera momentos mejores y otros no tan buenos.

Lo que destaca, sin embargo, este libro es la historia intelectual de sus escritos: El problema del dolor, que le dio a conocer como apologista cristiano, y otras obras que nacieron de las charlas que impartió en la radio durante la guerra y que le hicieron famoso; además escribió libros de ficción, como las Crónicas de Narnia, su obra más reeditada junto con Cartas del diablo a su sobrino. También escribió trabajos más académicos, como explica McGrath, que quiere recordar que fue un gran intelectual, no solo un buen profesor en Oxford y Cambridge, sino un investigador de talento y autor de trabajos académicos de valor duradero.

Un interesante capítulo trata de su matrimonio con la poetisa norteamericana Helen Joy Gresham, que motivó su librito Una pena en observación. Termina la biografía hablando de la importancia de Lewis como autor y subrayando que hoy se siguen publicando y leyendo sus obras, cincuenta años después, más que en vida. Tiene parte de razón, pero también exagera, llevado por esa devoción que suelen adquirir los estudiosos sobre el tema de sus investigaciones.

En definitiva, vale la pena como introducción a Lewis, pero no hay que ilusionarse excesivamente, pues no es una biografía que entusiasma al lector.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares