Cruzar el río

TÍTULO ORIGINALCrossing the River

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (2004). 308 págs. 18 €. Traducción: Gian Castelli.

Caryl Phillips (St. Kitts, 1958), que vive entre Londres y New York, ha obtenido importantes premios literarios del ámbito anglosajón. En nuestro país había publicado ya dos novelas: La naturaleza de la sangre (ver servicio 128/00) y El sonido del Atlántico. Cruzar el río comparte con La naturaleza de la sangre la misma estructura, pues se trata en realidad de cuatro relatos, ambientados en épocas distintas y tierras diferentes. El nexo de unión se concreta ahora en la esclavitud y el desarraigo de las personas de color, aquellos que “cruzaron el río” para seguir llevando una vida muy difícil, aunque siempre con la esperanza de mejorar.

Son historias con un contenido marcado por la violencia de la explotación, el desprecio o la discriminación, pero desarrolladas de una manera elegante. Sin detenerse en descripciones innecesarias, estas narraciones no son nada panfletarias y en cierto modo resultan casi épicas y desde luego vitalistas, aunque ninguna acabe bien. Nash, el protagonista de la primera narración, es enviado por su dueño y benefactor a la recién creada Liberia en la mitad del siglo XIX. Martha escapa del cobijo de sus amos con una caravana de otros negros que desean colonizar tierras del oeste de los Estados Unidos. El tercer relato es el diario de navegación de un barco inglés que va a Sierra Leona a comprar esclavos en 1752. Y el último es la historia de una mujer inglesa, llena de fracasos personales y familiares, que en un pueblo del condado de Yorkshire, durante la amenaza de los bombardeos nazis de la Segunda Guerra Mundial, se cruza con un soldado negro norteamericano…

Son relatos que se leen con agrado por su equilibrado contenido de descripciones, diálogos, cartas… Además, despiertan interés hacia los problemas sociales de las migraciones forzosas.

Ángel García Prieto