Cortafuegos

TÍTULO ORIGINALBrandvägg

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (2004). 541 págs. 20 €. Traducción: Carmen Montes Cano.

Los seguidores de las andanzas del comisario Kurt Wallander tienen nueva ración de desventuras en la pequeña localidad sueca de Ystad. Mankell mantiene su valiosa y reconocida fórmula de novela negra con narrador omnisciente y escenarios paralelos que terminan por converger. El rompecabezas tiene en “Cortafuegos”, escrita en 1998, abundantes elementos de tecnología informática que se mezclan con otros ya familiares, como la diabetes y la desgana vital del policía cincuentón y solitario, sus relaciones con los colegas de la comisaría, la voz interior del maestro añorado, las conversaciones telefónicas con su hija, interrogatorios cortantes, sectas destructivas, visionarios apocalípticos y conjuras milenaristas.

La morosidad narrativa seguirá siendo aliciente para los fieles a las idas y venidas del vulnerable y desganado personaje, mientras otros aficionados al género negro sazonarían el plato con pimienta Chandler, ketchup McKoy-Macdonald o mostaza Simenon. De cualquier manera, los libros de este escritor y director teatral de 56 años, residente en Mozambique, han encontrado un público internacional y mantienen un nivel bastante satisfactorio. Mankell y su detective Wallander también han desembarcado en el cine. Después de algunas películas y series de TV suecas que no han salido del ámbito escandinavo, se anuncia para 2005 una película del holandés Paul Verhoeven (“Robocop”, “Desafio Total”, “Instinto Básico”) sobre la novela “Pisando los talones”. A la vista de la trayectoria del realizador y de su interés por la truculencia, no cabe esperar mucho.

Alberto Fijo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares