Corazón

Mondadori. Barcelona (2007). 235 págs. 16,90 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Poco tiempo después de que su mujer muriese al dar a luz, el ingeniero protagonista de esta novela es nombrado director de las obras del ferrocarril norteamericano. Se trata de una obra de gran envergadura que va a exigir muchos sacrificios (el ingeniero tiene que separarse durante una temporada de su hijo), pues el ferrocarril va a introducirse por tierras donde viven los indios lakotas. Cuando el hijo del ingeniero cumple quince años, su padre le manda llamar; sin embargo, durante el viaje unos indios asaltan el tren y se llevan al joven. Éste vive con ellos y asimila sus costumbres y tradiciones. El posterior reencuentro con el padre provocará que la novela tome un giro inesperado.

Lo más sorprendente de esta novela no es el argumento (quizás un tanto tópico, con esa alabanza roussoniana del buen salvaje) sino su estilo: impresionista, leve, con frases cortas y contundentes. Aunque cae en un maniqueísmo un tanto previsible, la historia se lee bastante bien. El argumento contiene una explícita alabanza de la vida de los indios y su contacto con la naturaleza y un rechazo a la técnica y a la modernidad, encarnada en la construcción del ferrocarril, para lo que no se ahorran medios materiales e incluso el empleo de la violencia. La novela contiene también una historia de amor, que se aborda desde el prisma alegórico de las creencias de los indios.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares