Cómo empezó mi vida prestada

Alfaguara.
Madrid (2012).
320 págs.
14 € (papel) / 7,99 € (digital).
Traducción: Mercedes Núñez.
De 12 a 15 años.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Chap es un adolescente que desconoce su propia historia. Lo único que sabe es que vivía con su abuelo bajo unas condiciones un poco extrañas. Un día desaparece el abuelo, y Chap quedaal cargo de los servicios sociales. De repente se le presenta la oportunidad de cambiar su vida, de ser realmente alguien con nombre y apellidos, con una familia, una casa y una historia: se apropia la vida de un tal Cassiel Roadnight, desaparecido hace dos años, y cuya fotografía es una réplica del mismo Chap. Una vez dado el paso no hay vuelta atrás: ¿se dará cuenta la madre de Cassiel de que él no es su hijo? ¿Y sus hermanos? ¿Cómo explicará su desaparición?

La ilusión de una nueva vida se verá ensombrecida por un nubarrón que pesa constantemente sobre él: ha mentido, y está engañando a unos seres que le quieren y le reciben con los brazos abiertos. Día a día, el miedo a ser descubierto en algún momento le tiene atenazado. Una gran incógnita se abre cuando se encuentra con un supuesto amigo del desaparecido Cassiel y descubre la verdad sobre él y algo inesperado sobre su propia identidad.

La historia está narrada en primera persona, hay mucho diálogo, resulta fácil para los lectores más perezosos. Alguna parte resulta un poco más lenta por la falta de acción y las constantes reconvenciones de conciencia del protagonista. Como cabía esperar,la trama se va complicando y el final es imprevisible, aunque demasiado precipitado: sobreviene muy rápido en las últimas páginas y se echan en falta algunas más. La estructura se podría mejorar, aprovechando más el desenlace y dándole más peso en el argumento.

Sin embargo, los valores que dictan la conducta del supuesto Cassiel son impecables: el conocimiento de que está obrando en contra de su conciencia, viviendo una mentira que va creciendo como una bola nieve, no le deja disfrutar de lo que era el sueño de su vida. A pesar de haber sufrido mucho, no quiere hacer sufrir a otros cuyas esperanzas han renacido gracias a él. La decisión final que toma muestra un admirable desprendimiento de sí mismo. Todo ello lo convierten en modelo para jóvenes lectores.