Cielo de plomo

Alianza.

Madrid (2014).

576 págs.

19,50 €.

Traducción: Pilar de Vicente Servio.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cielo de plomo es, en parte, una novela histórica y, también, una novela de intriga y policíaca, género que ya ha sido cultivado por la autora en otras ocasiones. Además, la escritora Ben Pastor (Roma, 1950) vuelve a utilizar al personaje Martin Bora, soldado de la Wehrmacht, que forma parte de la Abwehr, la inteligencia militar alemana. Bora es un investigador noble, culto, refinado y sagaz. Esta es la octava novela en la que su autora le hace protagonizar.

La acción transcurre en la Ucrania ocupada por los nazis en 1943, bajo un cielo plomizo, lloviendo constantemente, meses después de la derrota de Stalingrado, con la moral alemana muy baja y cuando se espera una nueva y gran ofensiva rusa.

En la novela, bien documentada, los personajes reales se entrelazan hábilmente con los ficticios. Bora, en principio, investiga la muerte de seis civiles de los que no sabe ni la identidad ya que han aparecido muertos en el misterioso o místico bosque de Babi Yar en la provincia de Jarkov; por ello, Bora intenta sacarle información al general Platonov, prisionero de guerra, que todavía no se ha prestado a colaborar.

En ese mismo momento, otro general ruso, Khan, tanquista célebre, deserta con su propio tanque y pone unas condiciones especiales para entregarse. Bora tiene que hacerse cargo de él hasta que llegue su jefe, pero de una manera casi simultánea, Platonov muere de aparente muerte natural y Khan, después de ser arrebatado por las SS, aparece asesinado.

A pesar de su logrado marco histórico, la novela tiene dos importantes inconvenientes. El primero es que los personajes son muy superficiales, apenas son esbozados y todos son muy tópicos; el mismo Bora, aunque está más logrado y estudiado, tampoco es convincente. El segundo es que estamos ante una novela excesivamente larga para lo que cuenta; la autora abusa de elementos colaterales superficiales y de descripciones que lastran la narración hacia lo farragoso.

Con todo, Pastor consigue una novela interesante desde el punto de vista histórico y policiaco. Bora investiga estos acontecimientos en el bosque que proyecta su sombra constantemente sobre las personas y los hechos, remontándose a acontecimientos previos a los soviets. Así, poco a poco desentraña una compleja historia hasta llegar a la solución del caso.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares