Chema Postigo

Chema Postigo. El hombre que hizo volar su corazón

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2020)

Nº PÁGINAS336 págs.

PRECIO PAPEL17,80 €

GÉNERO

No hay nada de extraordinario en la vida de Chema Postigo –hijo, esposo y padre– y, sin embargo, todo resulta insólito porque su vida transcurrió en la alegría de la cruz. Jaume Figa Vaello ha hablado con sus familiares y conocidos para escribir este relato biográfico –que ya va por su segunda edición– de un hombre bueno que dejó una huella imborrable en el corazón de tanta gente..

A Figa le interesa eso precisamente: no la exactitud cronológica de los acontecimientos, sino lo que los demás descubrieron en Chema y lo que aprendieron de su forma de afrontar las dificultades. Estas no faltaron a lo largo de su existencia: su padre se marchó de casa, dejando a su madre al cuidado de catorce niños; Chema sufrió constantes dolores físicos y murieron tres de sus dieciocho hijos. Gabi, uno de ellos, no recuerda haber visto llegar del trabajo a su padre triste o enfadado. Otros amigos se asombran de su capacidad para “perder” el tiempo, ayudando y entregándose desinteresadamente a los demás. Nadie mejor para impartir cursos de orientación familiar.

Miembro del Opus Dei, vivió heroicamente su vocación y siguió con fidelidad ejemplar las enseñanzas de san Josemaría, con espíritu apostólico. Nadie podía quedar indiferente si pasaba a su lado. Pero Figa no ha escrito una hagiografía, sino la historia de un hombre de carne y hueso, con debilidades, pero enamorado de Dios y empeñado en amarle. Y eso es lo que arrastraba a los demás. En este sentido, Chema fue consciente, como escribió en uno de sus apuntes, de que lo principal era “dejar hacer a Dios”, porque en manos de Él, “no hay nada que no tenga solución”.

Desde que le diagnostican el cáncer hasta que falleció, transcurrió poco tiempo. Pero lo aprovechó para transmitir a sus hijos, y todo el que acudía a despedirse, lo más importante que puede decirles: que sean santos. Chema fue un ejemplo para todos: no porque fuera sobrehumano, no porque lograra el éxito profesional o poseyera unas cualidades inigualables, sino porque, como Jesús, pasó haciendo el bien y ayudó a ser mejores a los que le rodeaban.

 

 

 

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares