Ceremonias secretas

Marco Denevi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1996). 327 págs. 1.000 ptas.

Lo que muchas veces entendemos como buena literatura no suele coincidir con la idea de una literatura entretenida. Aprobar con nota alta estas dos asignaturas, Calidad y Amenidad, está al alcance de muy pocos escritores.

Entre ellos se encuentra Marco Denevi. Por eso este volumen de relatos seguramente no defraudará a quienes disfrutaron con Rosaura a las diez. Una trama misteriosa, un personaje estrafalario y un desenlace sorprendente son cualidades que afectan por igual a la primera novela policíaca publicada en España de este escritor argentino y a Ceremonias secretas, una colección de relatos que merece el calificativo de espléndida.

Aquí Denevi se muestra como un auténtico ejercitador de las letras (él mismo se define así) y va ensayando distintas combinaciones de estilos, de tonos, de argumentos. Da la impresión de que Denevi es de esos escritores que entienden la literatura como el músico que debe interpretar un día a Chopin y al otro, a Stravinsky. No se preocupa tanto de cómo se siente en ese momento ni de componer según su inspiración, sino de estudiar y explotar las posibilidades de la pieza que tiene delante. Hay algo de exquisito en esta clase de escritores. Pero en este caso el virtuosismo no elude una preocupación por la vida humana, sobre todo la de los personajes más olvidados de todos, que no son siempre los más pobres según la carne, sino aquellos que reclaman más atención, más compasión, más amor en definitiva: un niño prodigio, una solterona mamarrachesca, un oficinista frustrado.

El pesimismo, la amargura rotunda de algunos cuentos, no empaña en cualquier caso la verdad: leyendo a Denevi se aprende mucha literatura, porque todo él es literatura de la buena.

Javier de Navascués