Celeste & Làlinha

TÍTULO ORIGINALCeleste & Làlinha. Por encima de toda a folha

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1997). 94 págs. 350 ptas. Traducción: Xavier Rodrígez Baixeras.

Alianza acaba de inaugurar una nueva colección, “Minibolsillo”, a caballo entre el libro de bolsillo tradicional y los libros de pequeño formato. Los primeros títulos de la colección son ocho obras de otros tantos autores que representan las literaturas de la península ibérica: los españoles Gustavo Martín Garzo, X.L. Méndez Ferrín, José María Merino, Bernardo Atxaga, Rosa Regás, Jesús Moncada, y los portugueses Antonio Lobo Antunes y José Cardoso Pires.

La narrativa del portugués José Cardoso Pires (Beira Baixa, 1925) ha sido poco traducida al castellano. Estudió matemáticas en la Universidad de Lisboa y enseñó Literatura y Lengua portuguesas en el King’s College de Londres. En 1974 fue nombrado director del Diário de Lisboa, puesto que abandonó más tarde para dedicarse exclusivamente a la literatura. Entre su producción destaca El huésped del Job, con la que obtuvo el premio Castelo Branco.

Celeste & Làlinha es una miniatura literaria que gira en torno a las peripecias de una niña y su muñeca negra traída de Angola. Làlinha, la muñeca que Celeste llevaba siempre “apretada al corazón”, no es bien recibida entre los pobladores de una barriada de refugiados de las colonias portuguesas, en los alrededores de Lisboa, y el relato cuenta la inocente intimidad de la niña con su muñeca y las reacciones de los que la rodean.

Con una estructura en capítulos muy cortos encabezados con títulos y subtítulos de una gran capacidad expresiva, el cuento mezcla, de manera poética, la ternura, el desgarro, la ironía y el humor de una historia simple pero intensa que sirve al autor para explicar las dificultades de adaptación que sufrieron los portugueses que regresaron de las colonias africanas, en muchos casos con las manos vacías.

Ángel García Prieto