Castilla y otras islas

Minúscula. Barcelona (2008). 197 págs. 15 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este libro es un singular viaje por algunos lugares de Castilla. Ante todo, hay que elogiar la calidad de la prosa, rica, llena de matices, de imágenes de notable belleza al describir lugares o al evocar hechos pasados, a lo que hay que añadir las breves reflexiones del autor, al hilo de lo que cuenta, sobre el sentido de la historia, la existencia humana, el arte…, en breves pinceladas llenas de sabiduría.

Jesús del Campo se detiene en puntos muy concretos de la geografía castellana (desde el norte de León hasta los límites de La Mancha con Andalucía, con parada en algunos enclaves madrileños), en los que, en fechas más o menos lejanas, se produjo algún acontecimiento histórico relevante (desde la Edad Media hasta el siglo XIX): unas bodas reales, una batalla, un pacto, una ejecución (de D. Álvaro de Luna o de los Comuneros…), un ajuste de cuentas… En bastantes ocasiones, se trata de lugares ruinosos o incluso difíciles de localizar. Aquí el presente de penuria -la búsqueda por parte del autor, las preguntas a los paisanos…- contrasta con el resplandor de antaño, que el escritor trata de imaginar: ¿qué pensarían, qué harían nuestros históricos antepasados en aquellas circunstancias?

Además, a menudo, el viajero y narrador relaciona los sucesos de la historia de España que describe con acontecimientos que se produjeron a la vez en otros puntos del mundo, sobre todo de Europa. Con esto, la telaraña histórica se completa y aumenta el deseo de conocer mejor el pasado y su complejidad.

El resultado es un libro que se lee como una aventura, que ayuda a valorar y a respetar lo que nos ha configurado, con sus luces y sus sombras. El autor cuenta, describe, evoca, pero no suele hacer juicios sobre lo acontecido, no es su tarea. Además, hay que destacar que los precisos conocimientos que muestra nunca resultan petulantes ni cargantes, todo lo contrario. Un magnífico libro, para viajar sin salir de casa, para llevarlo como un excelente guía por las tierras castellanas o para fomentar el interés por la historia.