Capital de la gloria

Juan Eduardo Zúñiga

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (2003). 184 págs. 14 €.

El último libro de Juan Eduardo Zúñiga (Madrid, 1929) ha obtenido el Premio Nacional de la Crítica de narrativa en castellano. “Capital de la gloria” cierra una suerte de trilogía de relatos breves sobre la guerra civil española que Zúñiga inició en 1980 con la publicación de su atractivo “Largo noviembre de Madrid” y continuó con “La tierra será un paraíso” (1989). Recoge, como declaró el propio autor, “los momentos finales de la defensa de Madrid después de tres años de asedio”, cuando el infierno de la guerra ya había destruido la vida de miles de personas.

Sin las texturas barrocas de otros trabajos suyos, estos diez cuentos de Zúñiga siguen rotando temáticamente en torno a la búsqueda de la felicidad, tantas veces inalcanzable para sus protagonistas, por las fatalidades y los sufrimientos que agranda la crudeza de la guerra, que el autor conoció. Las historias, amargas casi siempre, se enredan con la muerte y con descubrimientos que pueden hacer variar el modo de entender el trazado de la existencia. Pero la sutileza personal con que desenvuelve la materia narrativa y el peculiar ritmo sosegado de Zúñiga muestran atractivamente a seres que encarnan la humanidad y sus honduras y vacíos. El sexo es un tema frecuente, a veces con breves pero crudas descripciones, otras con un tratamiento más idealizado.

En varios relatos la historia nace de objetos. Ahí también se confirma la maestría narrativa de Zúñiga y su capacidad para retratar personajes con escasas acciones y en no demasiadas páginas. Otras características destacan: el predominio de la acción interna, porque no se atropellan los acontecimientos, sino que se presenta al lector el rumiar de los hechos y sus efectos en los personajes; además, Zúñiga consigue mostrar personajes en toda su entidad, algo que no logran todos los buenos cuentistas, y describir sin apartarse de la narración.

El libro corrobora el puesto principal que se ha merecido Juan Eduardo Zúñiga entre los autores recientes de narrativa breve en español.

Joseluís González.