A cada cual lo suyo_Leonardo Sciascia

A cada cual, lo suyo

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALA ciascuno il suo

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS192 págs.

PRECIO PAPEL18 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se cumple este año el primer centenario del nacimiento de Leonardo Sciascia (1921-1989), considerado un clásico del siglo XX. Fue maestro durante unos años en su tierra natal, Racalmuto, en Sicilia, hasta que decidió dedicarse al periodismo y a la narrativa. Comprometido por sus ideas políticas, su obra le sirve para denunciar literariamente diversas manifestaciones del abuso de poder. Por eso, el talante de su narrativa se mueve muchas veces en el ámbito de lo histórico. Entre sus novelas publicadas en español están El día de la lechuza, El Consejo de Egipto, El teatro de la memoria, Puertas abiertas, Los apuñaladores.

Una gran parte de su creación literaria se desarrolla en la Sicilia de la posguerra, donde la mafia, con su polifacética actividad y proyección social, se convierte en el eje de algunos de sus argumentos. Además de criticar el peculiar ambiente social y la conducta de un pueblo rendido ante los abusos del poder dominante, Sciascia no pierde oportunidad para hacerlo desde una actitud política de izquierdas, con protagonistas que llevan la fama de comunistas, aunque tampoco se alinean en el partido, al que con frecuencia también reprueba.

En algunas novelas dibuja un prototipo de caciques a la derecha política –y de los eclesiásticos que a ella se arriman– y le proyecta ese poder opresor, de injusticia manifiesta y flagrante, de doble moral y de hipocresía como sistema de relación social.

A cada cual, lo suyo fue publicada en 1966. Estamos ante una peculiar novela policiaca, cuyo argumento se desarrolla en un pueblo de Sicilia, donde el farmacéutico, tras haber recibido por correo un anónimo, es asesinado durante una jornada de caza junto con el médico de esa misma localidad. Las investigaciones policíacas no llegan muy allá, pero el profesor de secundaria Laurana, culto y considerado por sus vecinos comunista –aunque más bien es un liberal radical, como lo fue el propio Sciascia– se había fijado que la misiva amenazadora estaba escrita con recortes del diario L’Osservatore Romano, pues su logotipo con la frase Unicuique suum (“A cada cual, lo suyo”) figuraba en el reverso del texto.

Poco a poco, el profesor Laurana se transforma en el protagonista de esta historia de ficción, irónica hasta el sarcasmo, que tiene también cierto aire de humor por su fondo agrio y dramático, que llega incluso a escenas que rozan el sainete, como cuando los contertulios del casino, entre juegos de palabras eróticos, analizan hipócritamente las conductas y deseos ocultos de sus paisanos.

A cada cual, lo suyo abusa en algunos pasajes de la carga ideológica del autor, que en posteriores obras, como las arriba mencionadas, la rebajó bastante. Con esta novela, Sciascia realiza un desesperanzado análisis de la sociedad siciliana.

____________________

Versión actualizada de la reseña publicada el 4-06-2009 sobre la edición de aquel año en la misma editorial y con la misma traducción.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.