Los apuñaladores

TÍTULO ORIGINALI pugnalatori

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (2006). 125 págs. 12,50 €. Traducción: Juan Manuel Salmerón.

Ambientada en Sicilia, como buena parte de las novelas de Sciascia, “Los apuñaladores” aprovecha un caso real para tratar uno de los temas favoritos del escritor italiano: la derrota de la justicia a manos de los poderosos. En 1862, durante la monarquía de los Saboya, trece personas son apuñaladas el mismo día en las calles de Palermo. Los agresores van vestidos igual, y aparentemente no hay ningún móvil que justifique tamaña violencia. Tras la detención de uno de los apuñaladores, el magistrado que lleva el caso logrará detener a los culpables y llevarlos a juicio. Sin embargo, la investigación sobre quién ordenó los ataques y pagó a los atacantes pronto se ve erizada de dificultades. Hay un noble a quien apuntan todas las sospechas como cabecilla de una conspiración borbónica, pero de modo increíble las autoridades le defienden, e incluso la opinión pública acepta con resignación que paguen los de siempre.

Sciascia reconstruye con los documentos disponibles todas las conjeturas sobre el caso, con su habitual estilo y su maestría al presentar las pruebas, los rumores, las perplejidades. Es un ejemplo más en la larga tradición siciliana (pero no sólo siciliana) de conspiraciones, cambios de chaqueta, doble juego y medias palabras, que juega con la Justicia como el gato con el ratón, llevándose por delante con habilidad cualquier empeño por restaurar la honradez y tratar a todos los ciudadanos por igual.

Pedro de Miguel