Blue River

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALBlue River

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (1997)

Nº PÁGINAS240 págs.

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de quince años sin tener noticias uno del otro, dos hermanos, Edward y Lawrence, vuelven a encontrarse en circunstancias muy distintas. Edward, seis años más joven, es oftalmólogo y ha conseguido una desahogada posición económica. Lawrence, en cambio, se ha ido a pique: el tiempo ha esfumado aquellos rasgos que tanto fascinaban a Ed, un muchacho que creció a la sombra de su hermano en una familia en la que el padre había abandonado a su mujer poco antes de que naciera Ed.

Un poco molesto por la inesperada visita de su hermano, Ed, como ya hiciera quince años atrás, vuelve a deshacerse de Lawrence: le fuerza a que abandone la ciudad y desaparezca de su vida. La descripción de este breve encuentro, que ocupa unas pocas páginas al comienzo de la novela, sirve a Ethan Canin para presentar el carácter de Ed, un joven autocomplaciente y orgulloso de sí mismo.

Pero el reencuentro con Lawrence hace mella en Ed. En una extensa carta dirigida a Lawrence, que escribe después de su partida y que ocupa casi toda la novela, Ed repasa su infancia en Blue River y cómo todos sus actos sólo buscaban el agrado y la aprobación de su hermano mayor. Pero Lawrence siempre fue un joven autosuficiente y problemático, que además le trataba con un manifiesto desdén.

Al igual que en los relatos de El emperador celeste (donde aparece el germen de esta novela) y El ladrón de palacio, el norteamericano Ethan Canin (Wisconsin, 1960) confirma aquí su capacidad para penetrar en los pliegues de la psicología de unos personajes corrientes que disimulan sus flaquezas y su tristeza. Su aparente mirada aséptica sobre la realidad norteamericana y su pulcro y eficaz tratamiento estilístico lo emparentan con Raymond Carver y Richard Ford, dos de los más importantes representantes de lo que se ha venido a llamar realismo sucio, una peculiar manera de fotografiar la abulia y los defectos de la sociedad norteamericana de fin de siglo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares