Basil

Wilkie Collins

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alba. Barcelona (1996). 440 págs. 2.850 ptas.

En los últimos años, la obra de este novelista inglés (1842-1889), contemporáneo y amigo de Dickens, está alcanzando notable éxito en España. A sus novelas más destacadas, como La piedra lunar y La dama de blanco, han seguido las traducciones recientes de Armadale y La ley y la dama (ver servicios 148/91 y 3/95), a las que hay que añadir Basil.

Esta es la primera de la serie de novelas con las que Wilkie Collins sentó las bases de la literatura de intriga. La primera edición de la novela es de 1852, pero fue corregida por el propio autor en 1862; ésta es la versión que Miguel Martínez-Lage ha traducido al castellano de manera impecable.

Basil es un aristócrata que narra su vida, marcada por el enamoramiento de una joven londinense de clase media. Este hecho desencadenará una serie de transformaciones en su vida y en la de sus parientes inmediatos, que se verán sometidos a tensiones y venganzas, a veces sangrientas, que no se superan hasta el final de la narración.

La obra recibe influencias de la novela gótica, por su tono pasional. Pero también es un retrato de la sociedad de su tiempo, escrito con un afán moralizador, ya que se trata de “la historia de un error inocente en sus comienzos, culpable en su desarrollo, fatal en su desenlace”, como señala el propio narrador. Collins ya muestra aquí su dominio de la intriga que le hará famoso. Pero no se piense en una novela superficial. El novelista sabe captar la psicología de los protagonistas, describe bien los ambientes y ofrece interesantes consideraciones sobre la sociedad de su tiempo y sobre la conducta humana.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares