Bartek, el triunfador

TÍTULO ORIGINALBartek zwyciezca

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Celeste. Madrid (2001). 97 págs. 1.400 ptas. Traducción: Amando Lázaro Ros.

Henryk Sienkiewicz (1846-1916), de origen lituano, vivió en Varsovia e hizo estudios universitarios de medicina y filología que no llegó a terminar. Más tarde comienza una vida de viajero que compatibiliza con la escritura. Inicialmente escribe artículos de crítica y relatos de viajes; luego fue autor de todo tipo de novelas, entre las que destaca Quo Vadis? -que no es su mejor obra-, la que le dio fama y popularidad. En 1905 recibió el premio Nobel de literatura. En los últimos años de su vida se exilió en Suiza, donde llegó a ocupar el cargo de presidente del Comité de ayuda a las víctimas de guerra de Polonia.

Bartek, el triunfador es una narración corta escrita en 1886. En común con gran parte de la obra de Sienkiewicz, tiene el fondo narrativo de carácter patriótico y la ambientación histórica de las guerras en que Polonia se vio implicada. En este caso, se trata de la contienda franco-prusiana de mediados del siglo XIX, a la que acuden levas de la Polonia en aquel momento ocupada por Prusia. Un acobardado agricultor se convierte en héroe de una manera inopinada en distintas batallas en territorio francés.

Bartek es un hombre de mente algo obtusa, que apenas es capaz de comprender casi nada de la situación de su país y de la política del momento. A su regreso a la aldea se verá envuelto en situaciones tragicómicas, convirtiéndose en un polaco extranjero en su patria. Se trata, pues, de una narración irónica hasta el sarcasmo y la caricatura, en la que la piedad y la ternura suavizan el drama del pobre héroe. El ambiente y los personajes remiten a la situación de opresión que sufre Polonia por parte de sus vecinos en aquella época.

El estilo es directo, ágil, con dialogos leves enriquecidos por la relación de un narrador omnisciente que no participa en la acción. Todo ello hace de la novela una obra no menor de un autor mayor, de un gran novelista de aquel tiempo en que la novela adquiría tan altas cotas de brillantez.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares