Ardiente secreto

TÍTULO ORIGINALBrennendes Geheimnis

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Acantilado. Barcelona (2004). 121 págs. 10 €. Traducción: Berta Vias.

Las novelas cortas de Stefan Zweig (1881-1942) son un prodigio de eficacia narrativa. En pocas páginas queda esbozado el planteamiento de la novela: en un hotel de la montaña coinciden una mujer y su hijo de doce años, Edgar, y un atractivo barón indolente que actúa como un cazador de mujeres. Para ganarse el afecto y la confianza de la mujer, el barón utiliza a Edgar, un muchacho enfermizo que se encuentra en la frontera de la niñez y la adolescencia. Edgar cae en la trampa y siente la amistad con el barón como uno de los episodios más importantes de la vida. Poco a poco, y este es uno de los aciertos del libro, el interés se traslada a Edgar, que -contemplando el secreto comportamiento del barón y de su madre- empieza a notar cómo cambia su percepción del mundo.

Zweig penetra en la psicología de un joven que siente que ya no es un niño y que, analizando el progresivo y sutil enamoramiento de la pareja, descubre aquellos aspectos secretos que hasta ahora sólo había tenido oportunidad de leer en los libros; también capta agudamente las dudas interiores de la madre, que vislumbra en el asedio del barón una última oportunidad para reafirmar su feminidad y orgullo, aunque el aviso de la infidelidad esté siempre latente. Y el retrato que hace del barón, deliberadamente estereotipado, muestra una manera de actuar basada en la calculada conquista y el egoísmo. Novela, pues, de caracteres, que introduce un conflicto amoroso, sabiamente resuelto por la pericia narrativa de uno de esos autores que saben lo que quieren y cómo contarlo.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares