Alice Adams

Ediciones del Viento. La Coruña (2007). 424 págs. 13 €. Traducción: Miguel Ángel Coll Rodríguez.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El escritor estadounidense Booth Tarkington (1869-1946) fue un agudo observador de la sociedad de su tiempo. La fama de películas como The Magnificent Ambersons o Alice Adams, basadas en sendas novelas suyas que recibieron el premio Pulitzer (en 1919 y 1922, respectivamente), ha hecho que su nombre suene un poco entre los lectores actuales; pero su obra, como la de Sinclair Lewis, sigue estando muy olvidada, y es una pena. Podríamos presentar a Tarkington como un Joseph Roth a la americana -aunque sin el estilo ni la profundidad del centroeuropeo-, en el sentido de que se preocupó por describir un mundo caduco y obligado a entrar a marchas forzadas en el vértigo de la modernidad.

Su viejo imperio lo constituía el Medio Oeste americano, y el retrato de los personajes de Alice Adams es fiel y veraz. La protagonista es una veinteañera de clase media-baja que vive con una madre ambiciosa, un padre enfermo y conformista y un hermano burlón que se niega a jerarquizar a la sociedad según sus privilegios. La distancia de Alice respecto a otras jóvenes de su edad es cada vez más notoria: ella misma tiene que recoger las violetas de un jardín para confeccionar su ramo y, a falta de criada, ha de ocuparse de la limpieza de la casa. En una fiesta de sociedad, los chicos no le atienden como merece y necesita, y asume que debe medrar, por lo que se propone conquistar a Arthur Russell, el novio de su mejor amiga.

La novela no es ni mucho menos el frío retrato de una arribista. Tarkington cuida al personaje desde la primera página y le ahorra las generalizaciones con que castiga a otros personajes secundarios. Al exponer con tanto detalle sus inseguridades y tribulaciones, suscita la simpatía del lector. Hay secuencias (por utilizar el lenguaje del cine, que tan atraído se sintió por su obra) resueltas con una exquisitez y un talento desbordantes. En ese sentido, la escena del baile en que Alice conoce a Arthur, y a la que Tarkington dedica varios capítulos, podría constituir por sí sola una soberbia novela corta.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares