Adiós, Shanghai

Libros del Asteroide. Barcelona (2009). 416 págs. 21€. Traducción: Venceslav Nikólov.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La militancia antifascista ha procurado al judío Wagenstein (1922, Bulgaria) una azarosa vida de exilio, internamiento en campos, evasiones y juicios. Tras la Segunda Guerra mundial se dedicó al cine y sólo bastante más tarde a escribir novelas sobre los judíos en la Europa del siglo XX. En Libros del Asteroide ha publicado El Pentateuco de Isaac, sobre las peripecias que vive un judío tras la caída del Imperio austro-húngaro. En Adiós, Shanghai, de 2002, a partir de la célebre noche de los cristales rotos, cuenta la historia de varios judíos refugiados bajo durísimas condiciones en un barrio de Shanghai: un violinista y su mujer, una bella joven aspirante a actriz, un rabino y un carterista. Por medio hay una trama de espionaje relacionada con radioemisiones clandestinas.

El libro se abre con un interesante prólogo del autor donde expone una visión un tanto derrotista de las posibilidades de conocer la verdad de la historia, que, según opina, estarían muy disminuidas por la subjetividad de los puntos de vista, tantos como personas. A la vez, reconoce que las cosas existen fuera de nosotros, simplemente son. Con la variopinta extracción de sus personajes y sus abundantes matices quiere mostrar lo evidente, que las cosas no son blancas o negras. A la postre, ninguno resulta ser lo que se espera de ellos.

Wagenstein comienza con seriedad el planteamiento de su historia pero luego se pierde en una obra episódica llena de movimiento que no termina de explotar las posibilidades dramáticas de sus personajes. Y cuando quiere explicar bien qué está pasando se olvida de sus protagonistas y se lanza a unos larguísimos párrafos discursivos. El cóctel de novela y documental es arriesgado. Con todo, la obra tiene cierto interés y algunos detalles emocionantes, como la sólida relación matrimonial del violinista y su mujer.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares