A orillas del lago

TÍTULO ORIGINALCrow Lake

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Salamandra. Barcelona (2002). 256 págs. 13 €. Traducción: Gemma Rovira Ortega.

Un fatídico día de verano, los hermanos Morrison, dos chicos y dos niñas, pierden a sus padres en un accidente de tráfico. Rechazando el ofrecimiento de diversos parientes, los niños optan por evitar la separación y permanecer juntos en la pequeña localidad de Crow Lake (Canadá). La dura realidad cambia el futuro de todos: Luke, el mayor, de diecinueve años, deberá renunciar a sus estudios universitarios; Matt, el segundo, de diecisiete, cuya brillante inteligencia auguraría en otras circunstancias una valiosa carrera académica, asumirá la dirección de la familia, convirtiéndose en un auténtico héroe para sus hermanas pequeñas Kate y Bo. La novela se centra principalmente en el año siguiente a la desgracia, describiendo con naturalidad las luchas de los muchachos por salir adelante y los fracasos que lastrarán ese desarrollo, en ocasiones transformándolo por completo y para siempre.

Contada en primera persona por Kate, la gran beneficiada de las renuncias de sus dos hermanos mayores (gracias a ellos es una prometedora profesora de Zoología en el momento en que rememora sus años infantiles), la estructura de la novela queda enriquecida por la alternancia de dos tiempos diferentes: el de la narradora una vez cumplidos los 26 años, con las preocupaciones derivadas de un trabajo absorbente y de su noviazgo con otro profesor universitario, así como por la influencia siempre latente -y pretendidamente olvidada por Kate- de su peculiar biografía infantil; y el de la narradora en ese difícil año que siguió al accidente. Ambas dimensiones vitales se unirán hacia el final de la novela en un desenlace en el que encajan todas las piezas.

Pero quizá lo más asombroso de A orillas del lago es el tratamiento de los caracteres de los personajes que hace la autora. Lawson marca de una manera precisa y, a la vez compleja, los opuestos perfiles psíquicos. Una novela que, además, brilla por su estilo sólo en apariencia sencillo, de una laboriosa espontaneidad, y verídico como una novela biográfica de personajes ficticios. Esta opera prima de la canadiense Mary Lawson será publicada en más de catorce idiomas, algo inusual para una primera novela.

Jorge Bustos Táuler