Toda la verdad

TÍTULO ORIGINAL High Crimes

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Carl Franklin. Guión: Yuri Zeltser y Cary Bickley. Intérpretes: Ashley Judd, Morgan Freeman, James Caviezel, Adam Scott, Amanda Peet. 115 min. Adultos.

Cuarta película de Carl Franklin (Richmond [California], 1949), director formado en la productora de Roger Corman que antes dirigió Un paso en falso (ver servicio 170/93), El demonio vestido de azul (ver servicio 156/95) y Cosas que importan (ver servicio 34/99). Toda la verdad es un thriller jurídico-militar, que se sube al sobrecargado y maltrecho carro de los dramas sobre conducta inapropiada en acciones militares. Con Algunos hombres buenos, la notable película de Rob Reiner, en el horizonte, High Crimes adapta una novela de un tal Finder, uno de los millones de expertos en la CIA y en la cosa geopolítica que se agolpan en la sufrida geografía norteamericana, ansiosos de forrarse a la estela de Tom Clancy.

Claire (Judd), una abogada de San Francisco, se verá obligada a defender a su marido (Caviezel), del que ignoraba su pasado en el ejército. Un abogado alcohólico (Freeman), de dudosa reputación, será codefensor junto a la atribulada esposa.

Aunque en EE.UU. lo de “nos vemos en los tribunales” hace furor desde hace tiempo, para un europeo resulta un poco increíble que proliferen películas como esta. Son tan evidentes, tan descarados, tan hipervistos, los recursos tópicos de bestseller de usar y tirar, que el reparto se contagia de la falta de naturalidad: nunca Freeman, Judd y Caviezel estuvieron tan llenos de tics.

El arranque merece ser llevado a las escuelas de cine para explicar cómo hundir la credibilidad de una película en los primeros tres minutos. Antes de llevar a la pantalla una novela de librería de aeropuerto hay que pensárselo mucho. Si no hay otra cosa que llevarse a la boca, no hay más remedio que reescribirla, para intentar que los personajes sean algo más que el tipo que salta por los aires, el muchachote que empuña la pistola o la chica que parece frágil pero es pedernal del ocho.

Alberto Fijo