Teresa, Teresa

Guión: Rafael Gordon. Intérpretes: Isabel Ordaz, Assumpta Serna, Amparo Valle. 97 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Entre los creadores españoles que van a contracorriente de la vacía cultura dominante destaca el dramaturgo y cineasta Rafael Gordon. En 1999 dirigió La reina Isabel en persona, sensacional monólogo en el que la reina católica repasa su vida y reivindica su obra. Ahora, Gordon abunda en ese cine transgresor y experimental con Teresa, Teresa, segunda entrega de su Trilogía de la Grandeza.

Esta vez, Gordon desvela la rica personalidad humana y espiritual de Santa Teresa de Jesús a través de un diálogo singular. Su interlocutora es la frívola presentadora de un popular programa futurista, en el que entrevistan a personajes históricos a los que convocan virtualmente en medio de exóticos efectos especiales, cercanos a la estética pop. Vestida con el sayal carmelitano, la santa abulense contesta con pasajes textuales de sus obras a las preguntas de la presentadora, cada vez más agresivas. Y se muestra siempre humana y sobrenatural, con la hondura propia de una Doctora de la Iglesia y con su proverbial buen humor.

La película posee un look impactante, inspirado en la fotógrafa española Ouka Lele. Además, se beneficia de una sensacional partitura de Eva Gancedo y de una minimalista puesta en escena, generosa en primeros planos y siempre atenta a los detalles sugerentes. De todas formas, la gran capacidad de fascinación del film se asienta sobre todo en el vigor literario y dramático de los textos teresianos, que encienden el duelo interpretativo entre Isabel Ordaz y Assumpta Serna. Ambas actrices se muestran metidas hasta los tuétanos en sus personajes, emblemáticos de la lucha del mejor humanismo católico, espiritual y entusiasmante, contra el prepotente neopaganismo, cínico y nihilista.

Habrá quien se quede epatado con la película. Pero, desde luego, Teresa, Teresa es de esos films que dejan huella, pues obligan a replantearse las grandes preguntas sobre el sentido de la vida, el amor y el dolor, y también sobre el cine como un arte joven que aún puede desvelar mil y una posibilidades de transmitir, entretener y emocionar.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares