Super Agente 86

Guión: Tom J. Astle, Matt Ember. Intérpretes: Steve Carrell, Anne Hathaway, Alan Arkin, Dwayne Johnson, Ken Davitian. 110 min. Jóvenes. (D)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Versión cinematográfica de la divertida serie de televisión de los años sesenta sobre el pulso que mantienen dos organizaciones ultrasecretas, Control y Kaos, claras parodias de la CIA y el KGB. Los 138 episodios de la serie (Get Smart es su título original) seguían los pasos de los zapatófonos de Maxwell Smart, un metódico y pulcro analista de Control. Al ser promovido sorpresivamente a la condición de agente de campo, Smart tiene que lanzarse a la acción en compañía de la experimentada, guapetona y eficacísima agente 99.

Los creadores de la serie -emitida de 1965 a 1970 por la NBC primero y la CBS después- fueron Mel Brooks y Buck Henry, dos experimentados guionistas especializados en comedias bufonescas y con demasiada frecuencia burdas, cuyas firmas aparecen en películas como El jovencito Frankestein, El graduado, Las doce sillas y Los productores. Con Get smart lograron una muy divertida parodia de la saga Bond.

Es una lástima que la película tenga cuatro o cinco chistes groseros (al estilo Mel Brooks) que no hacían ninguna falta y son puro pienso para caballería rusticana que han decidido introducir los dos guionistas de televisión contratados para hacer la versión cinematográfica. Lástima, porque la película es muy graciosa, la historia está bien contada y los actores son estupendos, con Steve Carrell y Anne Hathaway haciendo una pareja 86-99 verdaderamente brillante, dignos sucesores de Don Adams y Barbara Feldon. Alan Arkin, reciente ganador del Oscar por Pequeña Miss Sunshine, es el Jefe. Lo que con ligeros retoques hubiera sido una muy simpática comedia para todos los públicos queda en un divertimento para adolescentes incidentalmente tosco, con algunas secuencias desternillantes y una puesta en escena espectacular.