Stuart Little

Director: Rob Minkoff. Guión: M. Night Shyamalan y Gregory J. Brooker. Intérpretes: Geena Davis, Hugh Laurie, Julia Sweeney, Jonathan Lipnicki. 92 min. Todos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta película familiar se basa en las populares novelas infantiles de E.B. White. Los Little, un matrimonio neoyorquino, se disponen a adoptar a un niño, pues su hijo George quiere un hermanito. En el orfanato, se quedan prendados de Stuart, un pequeño e inteligente ratón huérfano. La encargada del orfanato les advierte que es mejor llevarse a alguien de su misma especie; pero ellos intuyen que Stuart necesita una familia y que será el hermano ideal para George. Así que lo adoptan. Ya en el hogar, las cosas no serán fáciles: George se enfada por la elección de sus padres; Snowball, el gato doméstico, se siente desplazado por el roedor, y lanza contra él a sus amigotes callejeros; al resto de la familia, tíos y primos, le costará apreciar al nuevo Little… Por su parte, Stuart tendrá que hacerse querer tal como es, sin pretender ser un humano.

Esta película funciona a la perfección si el espectador -sobre todo el adulto- acepta su trama como debe ser aceptada: con corazón de niño. Su mérito no es tanto la magnífica integración en la acción real de las alucinantes animaciones digitales; está más bien en la seriedad con que se ha tomado su trabajo todo el equipo: el director Rob Minkoff -co-director de El Rey León-, los guionistas -entre ellos, M. Night Shyamalan (El sexto sentido)- y los actores, particularmente Geena Davis.

Toda obra literaria de valor admite más de una lectura, sobre todo en los géneros fantástico y juvenil. Las novelas de E.B. White ofrecen también varias lecturas. Así, el relato infantil de un ratón que forma parte de una familia humana se enriquece con un bello canto a la unidad familiar, al derecho a la diversidad, a la amistad y a la posibilidad de rectificar.

Fernando Gil-Delgado