Sin ti

Director: Raimon Masllorens. Guión: Alicia Luna y Pau Garsaball. Intérpretes: Ana Fernández, Pep Munné, Carolina Pfaffenbauer, Quim Gutiérrez, Clara Segura. 91 min. Adultos. (XD)

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Masllorens ha tardado 12 años en realizar su segundo largometraje, después de “Todo falso”, una muy floja comedia. El realizador catalán elige un drama de superación, con guión de Alicia Luna (“Te doy mis ojos”, “Pídele cuentas al rey”) y Pau Garsaball (“No se puede tener todo”).

Lucía, una pintora felizmente casada y con dos hijos, se cae una noche en la ducha y se queda ciega. Este accidente marca a toda la familia. Su marido -un excesivamente desquiciado Pep Munné- se muestra desorientado e impotente; sus hijos, adolescentes, se rebelan ante un sufrimiento con el que no contaban y que les resulta inexplicable. La película se centra en la soledad de Lucía y en el aislamiento interior que experimenta al sentirse poco apoyada en su nueva situación. Frente a esta incomprensión, encuentra también nuevos amigos, como el simpático Casimiro o la terapeuta Laura, nuevas vías de comunicación y otras alternativas profesionales.

La cámara refleja el sentir de la protagonista. La agitación de la imagen en las primeras escenas es un eco de la agitación interior de Lucía, una más que convincente Ana Fernández, muy cómoda en personajes angustiados. Especialmente emotivo resulta el momento en que ella, ciega, redescubre la pintura.

El guión, ágil y ordenado, arranca con interés y afronta cuestiones cotidianas con cierta profundidad. El dramatismo -inmoderado en algunos pasajes- se mitiga con unos pocos momentos de humor y varios diálogos enjundiosos. Hay un evidente estancamiento después de la primera hora. A Masllorens le cuesta concluir y le acaba pesando el metraje. Se nota, para mal, su experiencia en series de TV, la subtrama lésbica está claramente forzada y el desenlace es tremendamente irreal.

Sofía López