Siempre contigo

Siempre contigo

TÍTULO ORIGINAL הנה אנחנו

PRODUCCIÓN Israel - 2021

DURACIÓN 94 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO27/08/2021

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Dice la guionista que Siempre contigo es una película sobre la irremediable separación de los padres y los hijos. Es posible, aunque a mí me ha parecido una historia sobre el amor, la dependencia y los miedos, sobre el desgarro que supone querer a alguien hasta el fondo de los fondos. En este caso, los protagonistas del romance son Aharon, un hombre en la cincuentena y su hijo Uri, un joven autista. 

Dana Idisis cuenta maravillosamente bien los matices de esa singular relación, porque lleva toda su vida presenciándola, pues uno de sus hermanos fue diagnosticado de autismo tardíamente: “La relación entre mi hermano y mi padre es extraordinaria. Se entienden sin palabras y tienen una relación muy divertida y simbiótica: son ellos contra el mundo dentro de una burbuja de protección, de sobreprotección a veces. Son mis personas favoritas del universo, como dúo y de manera individual, y escribo sobre ellos desde la necesidad de compartir su relación única e inigualable, su perspectiva del mundo y, sobre todo, el enorme miedo que planea sobre ellos y sobre mí: ¿qué ocurrirá cuando llegue el inevitable momento en que se tengan que separar?”.

Este sentido homenaje de Idisis es lo que proporciona aliento y verdad a la historia: la forma en la que se describen las pequeñas rutinas cómplices entre los protagonistas, la manera en la que se muestra la compenetración sin apenas diálogos es, sencillamente, bella. 

Capítulo aparte merecen las interpretaciones de Shai Avivi en el papel de Aharon, y de Noam Imber en el de Uri; ambos consiguen construir personajes absolutamente creíbles y tiernos con sus particulares obstinaciones y sinrazones. 

Siempre contigo logra captar al espectador desde la primera escena y conducirle hasta el final habiéndole enseñado muchas cosas en hora y media de metraje.