Saraband

Director y guionista: Ingmar Bergman. Intérpretes: Erland Josephson, Liv Ullman, Börje Ahlstedt, Julia Dufvenius, Gunnel Fred. 107 min. Adultos. (XSD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rodada para la televisión en vídeo digital, esta película es la última que dirigió Bergman antes de retirarse del cine. Su guión se inspira en la muerte de Ingrid von Rosen, su quinta y última esposa, y viene a ser una continuación de “Secretos de un matrimonio”.

Marianne y Johan se divorciaron hace tres décadas. Su reencuentro está marcado por la muerte de Anna, la esposa de Henrik, el hijo que tuvo Johan con su última esposa y con el que se lleva a matar. Conforme renuevan su deteriorada relación, Marianne y el enfermo Johan deberán curar heridas muy profundas, en las que irán mostrando sus propias debilidades y sus muchos egoísmos.

La película se estructura en un prólogo, diez actos y un epílogo, cada uno en torno al baile de los personajes de dos en dos. Bergman salva ese carácter episódico gracias a una puesta en escena impresionante, en la que cada gesto de los actores y cada elemento del encuadre tiene un papel relevante. En este sentido, los magníficos actores se introducen en el complejo universo de Bergman como si siempre hubieran vivido en él, lo que en gran medida es así, pues Liv Ullman fue pareja del director sueco durante años y Erland Josephson sigue siendo su amigo más íntimo.

Esta propuesta no alcanza sin embargo la excelencia estética de las mejores obras de Bergman porque éste se deja llevar por un pesimismo radical. Las bajas pasiones de los personajes se extreman hasta llegar a un retrato patético y exhibicionista de su desamorada atracción sexual y de su necesidad de no sentirse solos, que incluso parece justificar el incesto.

Es el Bergman más atormentado, que retirado en la solitaria isla de Färö intenta exorcizar su tristeza y sus culpas a través de su arte, como gritando a Dios y al mundo su propia impotencia y debilidad, pero sin dejar que entren en su alma ni uno ni otro.

Jerónimo José Martín