Recortes de mi vida

Guión: Ryan Murphy. Intérpretes: Annette Bening, Brian Cox, Gwyneth Paltrow, Joseph Fiennes, Evan Rachel Wood. 116 min. Desaconsejable. (XD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Adaptación al cine del homónimo libro autobiográfico de Augusten Burroughs. En los años setenta del siglo pasado el joven Augusten ve cómo se rompe el matrimonio de sus padres. Su padre es alcohólico, su madre tiene un trastorno bipolar y está obsesionada con ser famosa a través de la poesía. Augusten acude con su madre a la consulta de un psiquiatra depravado que termina adoptando al chico. Así Augusten sale aún peor parado, metido en un hogar lleno de excentricidades en el que tendrá oportunidad de pervertirse con el beneplácito de los zombies que le rodean.

Es lastimoso el nivel de banalidad de un sector del cine norteamericano al parecer obsesionado con las comedias negras pasadas de vueltas que destrozan todo lo que sale a su paso sin ofrecer nada a cambio, con guiones episódicos más interesados en acumular situaciones embarazosas y estridentes que en contar una historia de manera coherente, con unos personajes mínimamente inteligibles (ver comentario a esta cuestión en Aceprensa 14/07). “Recortes de una vida” no va más allá de un miserable chapoteo en las miserias humanas que ni tiene gracia, ni es ameno, ni es creíble. La cinta, un vodevil barato, se limita a registrar un estéril y artificioso paseíto por la perversión que termina con una especie de absolución colectiva, tremendamente falsa y postiza. Anette Bening fue candidata al Globo de oro por su interpretación.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares