Poder absoluto

TÍTULO ORIGINAL Absolute Power

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Clint Eastwood. Guión: William Goldman. Intérpretes: Clint Eastwood, Gene Hackman, Ed Harris, Laura Linney, Scott Glen. 121 min. Adultos.

Clint Eastwood conoce los recursos del entertainment para hacer una gran taquilla: no sólo los propios de un guión al uso USA, unos actores de gran cartel, sino una propaganda a la altura de la prepotencia del dinero, que le permite cerrar con esta película el Festival de Cannes 1997.

Y la película es eso: un entretenimiento fácil, consumible y olvidable. Actos sexuales y de violencia son llevados a cabo, en su abrumadora escena inicial, por el mismísimo presidente de los Estados Unidos, que, aprovechando la ausencia de un viejo senador, en la vacía gran mansión de éste, tiene un encuentro con su joven mujer, que, objeto del sadismo sexual del Presidente, es asesinada. Digamos… que se le va la mano. Todo podría arreglarlo quien tiene el poder absoluto, pero el astutísimo Luther Whitney (¡Clint Eastwood!), y no menos perfectísimo ladrón de guante blanco, estaba al acecho realizando su noble trabajo, ¡y ha visto todo! Difícil le será al absolutamente poderoso -casi- Presidente echar el guante, sucio, al simpático héroe, que abandonó a su familia, que vive lujosamente a costa de robar a los demás, etc.; echarle encima su sucio guante, repito, pues la película se repite mucho.

He contado poco más de un minuto; el resto, las dos horas siguientes es la película, que, con algunos empantanamientos narrativos, muchas lagunas de credibilidad, algunas brillantes secuencias y entreteniendo contra viento y moral, llega a su desenlace con espectacular aplauso de taquilla. Digo, la taquilla la hacen otros; el espectador avisado, una vez serenado por tanta persecución y fallidos tiros al héroe, tal vez se diga: ¿Y qué, y qué, y qué?

Pedro Antonio Urbina