Paseando a Miss Daisy

Guion: Alfred Uhry.

Intérpretes: Jessica Tandy, Morgan Freeman, Dan Aykroyd.

99 min.

Jóvenes.

TÍTULO ORIGINAL Driving Miss Daisy

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hollywood parece haber vuelto la mirada atrás y recobrado el corazón. Películas como Campo de sueños o Paseando a Miss Daisy hablan claramente de sentimientos humanos, un tema que ya parecía olvidado por la industria del celuloide. Además, ambos films han sido ampliamente recompensados en el reparto de nominaciones a los Oscars. Nada menos que a nueve -entre ellos a los de mejor película y mejores actriz y actor principales- opta Paseando a Miss Daisy, un film sensible, protagonizado por dos ancianos, que habla directamente de egoísmos, ternura y amistad.

Miss Daisy (Jessica Tandy) es una rica anciana judía que un día descubre con tristeza que ya no puede conducir su coche. Pero a ella le gusta ir al supermercado, visitar a las amigas, acudir al cementerio a cuidar la tumba de su marido… También, como madre protectora y de genio irrefrenable, cuida de su hijo, un próspero comerciante textil, como si fuera un niño y odia a su nuera con la misma intensidad.

El hijo (Dan Aykroyd) decide por su cuenta contratar a un chófer, un hombre maduro de color (Morgan Freeman). A Miss Daisy no le gusta nada la idea, y el pobre chófer deberá aguantar desplantes y críticas para conservar su empleo. Pero su cariño y comprensión acabarán haciendo mella en el corazón de la anciana. De este modo, surgirá entre los dos una profunda amistad que, a pesar de guardar en todo momento las distancias entre ambos, durará muchos años.

Con esta sencilla trama, el director australiano Bruce Beresford urde un film amable y bien realizado, en el que destaca, sobre todo, el guión de Alfred Uhry, basado en su propia obra teatral. Las interpretaciones de los dos protagonistas, llenas de vigor dramático y convicción, contribuyen decisivamente a dar a esta película, sencilla y lineal, su fuerte carga de humanidad.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.