Noches de tormenta

Guión: Ann Peacock, John Romano. Intérpretes: Richard Gere, Diane Lane, Christopher Meloni, Viola Davis, Scott Glenn. 97 min. Jóvenes-adultos. (XD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Adrienne es una bella mujer, madre de una adolescente rebelde y un niño. Su marido la abandonó hace meses y ahora le pide una segunda oportunidad. Para aclarar las ideas, Adrienne sustituye unos días a su mejor amiga al frente de un singular hotel, en plena playa de Rodanthe (Carolina del Norte). Allí conoce a Paul, un prestigioso cirujano, en crisis tras la muerte de un paciente y la huida de su hijo a la selva ecuatoriana como médico voluntario.

Este melodrama de George C. Wolfe tiene las virtudes y los defectos de otras adaptaciones de novelas de Nicholas Sparks. Al igual que Mensaje en una botella, Un paseo para recordar o El diario de Noa, Noches de tormenta afronta conflictos dramáticos y morales de interés, desarrollados con fluidez y emotividad, y encarnados en unos personajes bien perfilados, que facilitan el lucimiento de los actores. Aquí, da gusto ver a Richard Gere y Diane Lane en un paraje precioso, magníficamente fotografiado por Affonso Beato y envuelto por la cálida partitura de Jeanine Tesori.

Sin embargo, como en otras de las películas citadas, el conjunto se resiente de una perspectiva moral muy ramplona -que acaba primando el deseo sobre la responsabilidad- y de un tono desmesuradamente melodramático, en el que el dolor irrumpe de un modo artificioso y literario.