Narcos

TÍTULO ORIGINAL Narcos

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2015

DURACIÓN 52 min.

GÉNEROS,

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Violencia, Sexo

ESTRENO28/08/2015

Narcos está dirigida por el brasileño José Padilha, un realizador de cine experto en películas sobre el negocio de la droga. Las dos partes que realizó de Tropa de élite en 2007 y 2010 le convirtieron en uno de los grandes directores de América Latina con proyección internacional. Desgraciadamente, su salto a Hollywood no fue precisamente reseñable, ya que su remake de Robocop en 2014 no convenció al público ni a la crítica.

Con Narcos, Padilha vuelve a un terreno conocido en un formato en el que está a gusto: una serie de temporada corta sobre el mayor globalizador de la droga colombiana. Una vez más, cuenta como protagonista con el actor brasileño Wagner Moura, que interpreta al escurridizo Pablo Escobar.

Fue uno de los criminales más perseguidos del mundo. Mató a muchas personas con misiles, balazos, puñaladas y unos polvitos blancos que le hicieron multimillonario. Quiso ser presidente de Colombia y no lo consiguió. Pero daba igual. El presidente de Colombia tenía mucho menos poder que él.

La serie tiene dos fallos importantes: un doblaje criticable (un brasileño haciendo de colombiano no lo tiene fácil) y una zafiedad reincidente y demasiado primaria cuando retrata a los narcos mujeriegos. Estas dos limitaciones hacen que la serie no vuele tan alto como debería, aunque se trata de una ficción más que notable. Probablemente, en los excesos tenga bastante responsabilidad Chris Brancato, uno de los creadores, productores y guionistas de esta serie, que ya demostró en Hannibal una fascinación exagerada por los ingredientes más viscerales y depravados.

José Padilha utiliza la voz en off por activa y por pasiva, pero le sale muy bien. Todo lo que dice es necesario y el monólogo está brillantemente escrito, con ese punto de ironía cínica que no resulta excluyente. Y la historia de Pablo Escobar hace el resto… Persecuciones, traiciones, chantaje, secuestros, asesinatos. No se puede entender la historia del narcotráfico y la de Colombia sin su famoso cartel de Medellín. Además, está muy bien lograda la diversificación de personajes y la contraposición de Pablo Escobar con su principal perseguidor.

La serie logra condensar en un solo personaje el amor a la familia, la crueldad más inhumana, la ambición sin límites y el populismo más repulsivo. Un auténtico líder del mal que fue perseguido inútilmente durante décadas y logró un enriquecimiento sin precedentes.

La ambientación de la serie está muy lograda, con esas grandes casas de lujo y piscinas gigantes y esa ropa de nuevo rico que llevan los señores de la droga. También hay abundante material de archivo que hace la ficción aún más veraz. Por último, la música del brasileño Pedro Brofman, colaborador habitual de José Padilha, y las canciones tradicionales colombianas enmarcan a la perfección este sangriento retablo latinoamericano.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.