0132759

Martin Eden

TÍTULO ORIGINAL Martin Eden

PRODUCCIÓN Italia - 2019

DURACIÓN 129 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO18/12/2020

GÉNEROS,

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Martin Eden es la rebelión de un hombre destinado a vivir pobre e inculto. Basada libremente en la novela autobiográfica de Jack London publicada en 1909, el protagonista es un marinero que busca una redención por medio de la literatura. El director italiano Pietro Marcello ha trasladado la historia a Nápoles, un territorio conocido donde puede desarrollar una historia que sigue siendo actual y sugerente.

Con una narración muy creativa en la que hay insertos de material documental simbólico de la infancia y adolescencia del protagonista, la película tiene una estética luminosa y mediterránea que resulta idónea para esta personal historia de aventuras en la que el protagonista resulta enormemente atractivo. El actor Luca Marinelli (La gran belleza, Trust) ha recibido todo tipo de elogios, premios y nominaciones en los mejores festivales de cine por una interpretación que hechiza en todo momento al espectador. En sus facciones se combinan la rudeza y la sensibilidad con esas cicatrices que hacen que su pasado sea imborrable, al igual que en su voz y su mirada hay ternura, brusquedad y lírica.

En torno a este personaje se construye todo un planeta que mira a este héroe inesperado con desconcierto, admiración y envidia. La elaboración de todas estas tramas secundarias es delicada y fascinante, como en el caso de esa madre pobre e inculta que sostiene a Martin Eden en sus peores momentos con una bondad conmovedora. La variada paleta de colores y música que proponen la fotografía y la banda sonora se combinan a la perfección con los saltos en el tiempo y las localizaciones para mostrar una vida en constante aventura.

Martin Eden es una película distinta que, en este caso, no resulta hermética, sino que su director pretende llegar al espectador evitando inercias narrativas: “En la sociedad del narcicismo, solo puedes hacer algo a través de la lengua o de la cultura. Con esta película, intentamos ser diferentes, el cine todavía es joven y, como dijo Bresson, es mejor no tener modelos e intentar hacer algo diferente, empezando por los que nos han enseñado algo bueno”.