Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de una breve incursión en el cine histórico (El ejército del crimen), el veterano realizador francés Robert Guédiguian ha vuelto a su “barrio” (l’Estaque), a Marsella (epicentro de casi todas sus películas) y a su retrato costumbrista y social. Esta cinta consiguió en la pasada edición de la Seminci la Espiga de Oro, una larga ovación del público y el aplauso de la crítica: las tres cosas, merecidas.

Guédiguian cuenta las desventuras de un astillero situado en el puerto de Marsella. La crisis económica obliga al sindicato de trabajadores a despedir a algunos para evitar el cierre. En el sorteo son elegidos un representante del sindicato y un joven trabajador.

El cineasta francés se inspira en un breve poema de Victor Hugo, La gente pobre, para dar una vuelta de tuerca a su tradicional realismo social y plasmar una serena autocrítica a su definido discurso político. No es que el cineasta haya dejado atrás su militancia y su cercanía a los postulados del socialismo. Están todos… pero de otra forma. La cinta refleja la simpatía del realizador con la actitud de los sindicatos, la defensa de los trabajadores y la lucha contra las injusticias.

Sin embargo, como hace reconocer a los personajes, “todo esto no basta”. La película traspasa la barrera de la denuncia para dibujar una conmovedora galería de tipos humanos y convertirse –como el poema de Victor Hugo– en un canto a la solidaridad, o mejor, a la caridad. Desde un postulado mucho más humanista que socialista, la película habla del amor al prójimo, de la necesidad de perdonar, de la importancia de ponerse en la piel del otro, y contiene un revolucionario mensaje: ante la crisis económica, más que soluciones políticas necesitamos respuestas humanas, y más que en los gobiernos, la llave está en las personas.

Guédiguian construye la narración a partir de una realización realista y muy básica: una única trama principal construida por una sucesión de escenas. Tampoco arriesga en el reparto: son sus actores de siempre, ni guapos, ni glamurosos… tipos normales, en definitiva, como los del poema de Victor Hugo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares