La vida prometida (Este-Oeste)

TÍTULO ORIGINAL Est-Ouest

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Régis Wargnier. Guión: Rustam Ibraguimbékov, Serguéi Bodrov, Louis Gardel y Régis Wargnier. Intérpretes: Sandrine Bonnaire, Oleg Ménshikov, Catherine Deneuve, Serguéi Bodrov, Jr., Rubén Tapiero, Erwan Baynaud. 110 min. Adultos.

En 1946, Stalin hizo un llamamiento a los rusos refugiados en diversos lugares de Europa para que volvieran a su patria. El argumento desarrolla la historia de un joven matrimonio: él es ruso y está casado con una francesa, tienen un niño, con el que viajan a Moscú. El gobierno ruso, ante la masiva afluencia de personas, inesperada, pensó que tenía que tratarse de una estratagema de Occidente para introducir espías. Así, la feliz vida prometida se convierte en una brutal represión, ejecuciones sumarias y campos de trabajo. El matrimonio, descubierto su error, no puede dar marcha atrás; la película sigue su dramática situación. Él, al ser ruso, se adapta más fácilmente y, como médico, busca ganarse la confianza de los superiores para conseguir, indirectamente, una vuelta con su familia a Europa. Ella, francesa, no lo entiende y se rebela; habiendo seguido a su marido por amor…, ¿podrá ese amor superar tantos y tan tremendos sufrimientos? Y ese es, además del eje de la desgarradora historia, el interés y suspense que la penetra hasta su final.

La vida prometida (Este-Oeste) es otra gran superproducción de Régis Wargnier, en la que han intervenido España, Francia, Bulgaria y Rusia. Sandrine Bonnaire y Oleg Ménshikov dan la medida de su excepcional sensibilidad al interpretar a ese joven matrimonio en su inusual aventura de siete años. Serguéi Bodrov Jr. es un joven actor -hijo de uno de los guionistas del film- que va dando muestras de una sólida calidad interpretativa; ya trabajó con Oleg Ménshikov en El prisionero de las montañas a las órdenes de su propio padre como director. Catherine Deneuve no tiene que esforzarse mucho en su breve papel de gran actriz en gira por Rusia.

El guión, sobre esa base de realidad histórica antes aludida, tiene plenas garantías de autenticidad en la recreación de los personajes y ambientes de Rusia. Aunque en manos de Wargnier la película ofrece grandes espacios, movimientos de masas, paisajes y hasta espectacularidad, la fuerza de su dirección está principalmente en haber mimado el proceso humano, psicológico, amor y dolor, sentimientos de los tres personajes principales y de los secundarios. Así, aun siendo una película histórica, muy bien documentada, es una tremenda historia de amor de alcance universal. Opta al Oscar de la Academia a la mejor película en habla no inglesa. No sería injusto que lo obtuviera.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares