La noche de las chicas

Girls' Night

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Nick Hurran. Guión: Kay Mellor. Intérpretes: Brenda Blethyn, Julie Walters, Kris Kristofferson, James Gaddas, George Costigan. 111 min. Jóvenes-adultos.

En una fábrica trabajan Jackie y Dawn, cuñadas con dos caracteres opuestos. Una es extrovertida y bullanguera, la otra es discreta y amable. Su diversión es la partida de bingo los viernes. Un día, Dawn gana el premio especial, 100.000 libras, que piensa compartir, como siempre, con Jackie. Y, en lugar de cumplir su sueño de toda la vida, ir a Las Vegas, paga la hipoteca de su casa y ayuda a su marido a establecerse como independiente. Por su parte, Jackie abandona la fábrica y a su marido, y se va a vivir con un amigo, que le dura poco. Dawn enferma y provoca un terremoto de ternura a su alrededor. Jackie se gastará su parte del premio en llevarla a Las Vegas, para cumplir el sueño de su vida antes de que sea tarde.

Dentro del cine social británico hay un filón que no se limita a la escuela de Ken Loach, del que la película de Nick Hurran es una prueba más. Sorprende por la facilidad para sacar una buena historia donde no la hay: unas mujeres aburridas en una fábrica, su día de diversión en el bingo: un matrimonio feliz, con los problemas habituales, y con hijos adolescentes que se pelean… y contarla como si fuera la mejor historia del mundo.

La película, magníficamente llevada por Brenda Blethyn (Secretos y mentiras) y Julie Walters (Titanic Town), presenta dos diferentes actitudes vitales: Dawn ha llevado una vida sencilla, trabajadora, al lado de su marido y sus hijos, ayudando a sus amigos; Jackie ha sido un desastre. Al llegar a la cincuentena, la partida de bingo y la enfermedad servirán para plantearse qué puede esperar una mujer hacia la mitad de su vida.

Jackie descubrirá que la clave de la felicidad es, como ha hecho su amiga toda la vida, darse a los demás y amar. “Debe ser magnífico que te quieran tanto”, y ella responderá “es magnífico tener a tanta gente a la que querer”. Si en algo falla la historia es en el acaramelado toque americano final.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares