La gran seducción

TÍTULO ORIGINAL La grande séduction

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Jean-François Pouliot. Guión: Ken Scott. Intérpretes: Raymond Brouchard, David Boutin, Benoit Brière, Pierre Collin, Lucie Laurier, Bruno Blanchet, Rita Lafontaine. 108 min. Jóvenes-adultos.

Sainte Marie la Mauderne es un pequeño pueblo de pescadores al borde de la extinción y sólo unas pocas familias resisten todavía a la tentación de emigrar. Cuando parece que Sainte Marie tiene los días contados, una empresa decide abrir una fábrica en el pueblo, a condición de que el municipio cuente con un médico residente durante un mínimo de cinco años. A pesar de los esfuerzos de Germain Lesage, el improvisado nuevo alcalde, ningún médico responde a sus llamadas. Cuando han perdido toda esperanza, se recibe la noticia de que un joven médico, rico y pijo, deberá pasar un mes en Sainte Marie. Germain moviliza a todo el pueblo en una gigantesca maniobra de seducción: disponen de un mes para convencer al doctor de quedarse definitivamente en Sainte Marie. Para lograr que el doctor se sienta a gusto todos fingen amar el cricket y el jazz, en el bar aparecen milagrosamente como “platos del día” sus menús favoritos, cuando va a pescar, los peces -congelados- se precipitan a sus anzuelos, etc.

La opera prima del canadiense Jean-Francois Pouliot es una agradable sorpresa, claramente inspirada en comedias clásicas británicas e irlandesas, y más cerca de nosotros, en la reciente Despertando a Ned. Se trata de una obra coral en la que el protagonista es todo un pueblo lleno de personajes entrañables; una historia disparatada que requiere una buena dosis de ingenuidad del espectador que desea creer en los milagros y en la inocente astucia de los pueblerinos. El alcalde Germain (Raymond Bouchard) lleva el peso de la cinta, con su expresiva cara que muestra los altibajos de sus pequeñas trampas; mientras que el Dr. Lewis (David Boutin) tiene un papel más difícil ya que debe creerse todo lo que le ocurre.

Con ser una película amable y digna de verse, La gran seducción no es una comedia redonda; es demasiado larga y explota una única fórmula: la escucha de una conversación telefónica seguida de trampa ad hoc. Debería ser algo más breve y disparatada, como lo eran los grandes modelos de la difunta factoría Ealing que la inspiran.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares