La desaparición de Embry

TÍTULO ORIGINAL Abandon

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Stephen Gaghan Guión: Stephen Gaghan. Intérpretes: Katie Holmes, Benjamin Bratt, Charlie Hunnam, Zooey Deschanel, Mark Feuerstein. 99 min. Adultos.

Katie es una brillante universitaria a punto de acabar la carrera de Empresariales. Pero la preparación de los últimos exámenes, la redacción de su tesis y las primeras entrevistas de trabajo, a cuál más agresiva, la llevan al borde de la neurosis. En esas, un joven agente de policía, que lleva años intentando superar su alcoholismo, interroga a Katie en relación con la desaparición de su antiguo novio, Embry, un joven creativo, multimillonario y heterodoxo, que se esfumó hace dos años sin dejar rastro. El detective y la joven sintonizan inmediatamente.

Stephen Gaghan es otro de los guionista estadounidenses de prestigio que ha debutado como director. Ganador en 2001 del Oscar al mejor guión original por Traffic, en La desaparición de Embry mezcla con éxito dos géneros aparentemente distantes: el thriller policiaco con tintes negros y la intriga terrorífica ambientada en ámbitos universitarios. Quizá lo más destacable de su película sea la excelente dirección de actores, pues el improbable dúo formado por Katie Holmes y Benjamin Bratt resulta creíble, y su dramático romance se ve siempre amenazado por la inquietante y poderosa presencia-ausencia de Charlie Hunnam, excelente en la piel de Embry. Ciertamente, Gaghan ofrece una visión superficial del sexo, carga un poco la mano en las convencionales escenas de cama y quizá desvela demasiado sus cartas narrativas. En todo caso, mantiene hasta el final la frágil tensión de su intriga y eleva su entidad dramática gracias a su honesto retrato de las modernas adicciones y neurosis, y sobre todo a su crítica demoledora a la moral del triunfo a cualquier precio.

Jerónimo José Martín