La curva de la felicidad

TÍTULO ORIGINAL Les femmes... ou les enfants d’abord

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Manuel Poirier. Intérpretes: Sergi López, Marilyne Canto, Sylvie Testud, Sacha Bourdo, Jean-Jacques Vanier, Elisabeth Commelin. 120 min. Jóvenes-adultos.

Tom. Padre de familia. Una buena esposa, dos niños estupendos. No es mal tipo. Pero sus jornadas son aburridas, cada una igual a la otra. Su trabajo es anodino y la vida parece ofrecerle pocos alicientes. Cerca de los cuarenta, la crisis podría estallar en cualquier momento. Porque tiende, además, a la disipación: se distrae con la publicidad de lencería y las chicas guapas que se cruzan en su camino, y halaga a su ego masculino que una compañera le tire los tejos. Pero una inesperada noticia, que le trae una antigua novia, trastoca todo: hace nueve años, ella tuvo una hija de él; y le ocultó el hecho. Ahora está sin blanca, y antes de que la hija vaya a parar a un orfanato, preferiría que él se hiciera cargo de ella. ¿Aceptará la esposa a la niña en su hogar?

El francés Manuel Poirier sorprendió con su sensible Western, film que permitió descubrir a un excelente actor español, Sergi López. Ahora vuelven a trabajar juntos en un film magnífico, luminoso, sobre amor y responsabilidad. Guionista y director, Poirier despliega la historia con ritmo tranquilo, muy adecuado al ambiente rural de la Bretaña, donde se desarrolla. Y compone toda una galería de personajes entrañables, con problemas semejantes a los de Tom, que se hacen querer. Lejos de todo elemento sensiblero, presenta, con un optimismo muy de agradecer, gente de carne y hueso, y problemas que a todo el mundo atañen. El detonante de la trama (el descubrimiento de la hija desconocida) sirve a Tom a modo de potente foco, que ilumina lo que un estilo de vida acomodaticio había empañado. Ese descubrimiento de la joie de vivre, posible si uno atiende a las necesidades de los que tiene alrededor (familia, amigos, vecinos…), es expresado en un momento muy sencillo y muy hermoso: la fiesta que cierra el film, un desenlace modélico.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares