La ciudad de los prodigios

Guion: Mario Camus, Gustau Hernández, Esther Cases y Olivier Rollin.

Intérpretes: Olivier Martínez, Emma Suárez, François Marthouret, Joaquín Díaz.

156 min. Adultos.

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una gran superproducción. Esto es lo que con más entusiasmo puedo decir de esta película, realizada por uno de los grandes del cine español: Mario Camus. No es cosa fácil contar la historia de una ciudad, Barcelona, desde 1888 a 1929, y todo queda resuelto con esmerada limpieza fílmica. Eduardo Mendoza, el autor de la novela, lo cuenta en 400 páginas; Mario Camus, en dos horas y media.

Mendoza narra con gracejo, fantasía, humor…, parece una fábula su historia; su protagonista, una rocambolesca figura de un brillante decorado, y las otras figuras, muñecos de un gran guiñol.

Mario Camus, un autor trágico -lo ha mostrado en los temas elegidos en su larga filmografía y en su tratamiento-, ha trasladado todo eso al realismo, a veces sórdido: ambición, poder, crímenes, traiciones… Ha desnudado la bulliciosa imaginería de Mendoza y la ha reducido a raspa hiriente: la sucia política, la injusticia social, la maldad humana… El ritmo denso y lento se transmite a la dirección de actores: todos, sin alegría de vivir, van como oprimidos por un fatal presagio…

Una inusual superproducción de un gran director; una historia dura, brutal a veces. Un buen cine que presenta esas fuerzas oscuras que parecen construir la historia, y sólo son muerte.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.