La chica de París

TÍTULO ORIGINAL Une hirondelle a fait le printemps

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Christian Carion. Guión: Christian Carion y Eric Assous. Intérpretes: Michel Serrault, Mathilde Seigner, Jean-Paul Roussillon, Frédéric Pierrot, Marc Berman. 103 min. Jóvenes.

Sandrine es una joven informática que decide a sus treinta años colgar los pecés y discos duros y dejar París, para estudiar agricultura. Su intención es comprar una granja y aplicar su espíritu emprendedor a la explotación agraria. Encuentra una finca adecuada en la aislada meseta de Vercors. Pero su propietario Adrien, un anciano viudo al que le cuesta vender, sólo acepta la transacción a cambio de permanecer un año en su casa, hasta encontrar otra adecuada. La vencidad va a ser difícil, pues Adrien es un manojo de contradicciones. Está muy unido a Jean, un amigo; recuerda con ternura a su esposa muerta; pero es incapaz de soportar a las nuevas generaciones que llegan pisando fuerte, de las que Sandrine es fiel representante. Por ello adopta de entrada una actitud distante, y no está dispuesto a mover un dedo por ayudar a la neófita Sandrine. En el fondo de su corazón cree que la chica no aguantará el duro invierno.

El francés Christian Carion coescribe y dirige una emotiva película, que reivindica la vida del campo frente a un estilo de vida urbano y estresante. A la vez despliega un puñado de cuestiones interesantes, presentadas con gracia, sin amargura: el choque generacional no cae en el tópico, e insiste en los aspectos positivos que conceden la veteranía y el ímpetu juvenil; la sombra de la muerte obliga a plantearse a Adrien el modo de aprovechar el resto de su vida, que no sabe lo que dará de sí (pocas películas recientes presentan a un personaje rezando con la naturalidad con que ésta lo hace); hay un dibujo de la amistad y la solidaridad cercano, creíble; se muestran con acierto los problemas de comunicación entre los personajes; existe la añoranza por la esposa ausente, por el novio con quien no se acaba de concertar el necesario compromiso, un reconocimiento a la hermosura del amor humano.

Michel Serrault y Mathilde Seigner protagonizan un magnífico mano a mano y encarnan bien los cambios de humor de sus personajes. La película avanza a paso firme, y cala en el deseo universal de una vida mejor, más plena. Y resuelve bien el final. El resultado es una auténtica bocanada de aire puro, sin contaminar.

José María Aresté