Inocencia interrumpida

TÍTULO ORIGINAL Girl Interrupted

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: James Mangold. Guión: James Mangold, Lisa Loomer y Anna Hamilton Phelan. Intérpretes: Winona Ryder, Angelina Jolie, Elisabeth Moss, Brittany Murphy, Clea Duvall, Whoopi Goldberg, Vanessa Redgrave, Jared Leto. 127 minutos. Adultos.

Afinales de los años 60, Susanna Kaysen, de 17 años, intentó suicidarse con una sobredosis de aspirinas; la joven se encontraba insegura de sí misma y de un mundo que parecía girar cada vez más deprisa. Un amigo de la familia la convenció para que ingresara en un instituto psiquiátrico para chicas con problemas. Allí convivió durante dos años con una mentirosa compulsiva, una anoréxica, una adolescente traumada por tener el rostro completamente quemado, una chica marcada por la turbia relación con su padre, una neurótica de tendencias lésbicas, y Lisa, una violenta y dominante sociópata, que huyó varias veces del hospital… Veinticinco años después de salir de aquella institución, Kaysen, convertida en escritora, relató su experiencia en el libro Girl Interrupted.

James Mangold (Heavy, Copland) ha demostrado su capacidad para llevar a cabo sutiles análisis de personalidad; quizá por eso fue elegido para llevar al cine esta historia. Inocencia interrumpida es un drama intenso y descarnado -a veces, demasiado descarnado, y hasta grosero-, que se une a las grandes películas psiquiátricas, del estilo de Alguien voló sobre el nido del cuco, a la que se homenajea en un par de ocasiones. De todos modos, ambas películas difieren bastante, pues Inocencia interrumpida se centra en unos seres desvalidos que luchan por encontrar su lugar en un mundo que va a la deriva -es la época del movimiento hippie, las drogas, el amor libre y la guerra de Vietnam- y en el que no están a gusto.

A pesar de su falta de nitidez moral, se trata de una película muy humana, bien realizada, que basa su solidez en unas interpretaciones magníficas, sobre todo de Winona Ryder -en el papel de Susanna Kaysen- y de Angelina Jolie, cuya compleja caracterización de la indomable Lisa le ha valido la candidatura al Oscar a la mejor actriz de reparto. El film está narrado en plan minimalista, a través de anécdotas sencillas que muestran la paradoja de una chica casi normal -“No estás loca, eres solo una niña mimada”, le dirá la enfermera Valerie-, que entra temblando al hospital y acaba encontrándose más a gusto dentro que fuera. En este sentido, Mangold muestra con vigor cómo la amistad de Susanna con las demás internas era a la vez una ayuda y una trampa, que la estaba arrastrando sutilmente hacia la locura; y, a la vez, logra conmover con los denodados esfuerzos de Susanna para curarse plenamente, abandonar su mundo de fantasía y regresar al mundo real.

Por otra parte, el director acrecienta la tensión a través de un sutil juego de equívocos sobre la locura, que siembran la duda sobre la normalidad de Susanna, la conveniencia o no de su estancia en el hospital, la competencia del médico que la atiende y los motivos de este para mantenerla internada. Este recurso añade un eficaz elemento de intriga a la resolución de los fuertes conflictos dramáticos que plantea la película.

Fernando Gil-Delgado