In This World

Director: Michael Winterbottom. Guión: Tony Grisoni. Intépretes: Jamal Udin Torab, Enayatullah, Imran Paracha, Hiddayatullah, Jamau. 88 min. Jóvenes. Festival de San Sebastián 2003: Sección Zabaltegi.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras una notable carrera como realizador televisivo, el inglés Michael Winterbottom debutó en el cine en 1995 con Besos de mariposa y Go Now. Desde entonces ha consolidado su fama de director original y controvertido a través de películas interesantes, como Welcome to Sarajevo o Wonderland, otras más discutibles, como Jude o El perdón, y algunas decididamente irritantes, como I Want You o 24 Hour Party People. Ahora, ha mostrado la versatilidad de su estilo en In This World, falso documental con el ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín.

Inspirado en hechos reales vividos por los propios protagonistas, In this World recrea la odisea de dos afganos musulmanes refugiados en Pakistán desde la invasión estadounidense. Ellos son un joven campesino y un espabilado chaval, fogueado en la ciudad y que chapurrea inglés. Hartos de las pésimas condiciones de su campo de refugiados, se ponen en manos de dudosos traficantes y encaran un peligroso viaje a través de Irán, Turquía, Italia y Francia, con el objetivo de llegar a Londres. Durante su periplo sufrirán las terribles penalidades con que se enfrentan millones de inmigrantes en todo el mundo.

Quizá quepa cuestionar los análisis políticos de Winterbottom, así como su pesimismo. Sin embargo, su afán por primar la tragedia humana de los protagonistas da a la película una gran fuerza dramática y una impactante cercanía, también en su respetuosa visión de la profunda religiosidad de sus personajes. Esa cercanía se debilita un poco por la escasa credibilidad de algunas interpretaciones -comprensible en un elenco donde no hay ningún actor profesional-, pero se refuerza a través de la arriesgada opción estética de Winterbottom, que rueda toda la película en vídeo digital y cámara en mano como si fuera realmente un documental. Su angustiada planificación y su impresionante montaje seducen al espectador hasta el desenlace de este fresco sobrecogedor sobre la tragedia de tantos refugiados que buscan un sitio en este insolidario mundo nuestro.