Hotel Salvación

Hotel Salvación

TÍTULO ORIGINAL Hotel Salvation

PRODUCCIÓN India - 2016

DURACIÓN 102 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

ESTRENO02/09/2016

GÉNEROS,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Convencido de que está a punto de morir, un anciano le pide a su hijo que le acompañe a un hotel a orillas del Ganges para preparar su paso a la otra vida.

Cuesta un poco entrar en este drama indio que arranca con cierta lentitud y en un tono evanescente para ir tomando cuerpo a medida que avanza la historia. Y, sin embargo, vale la pena aguantar con paciencia ese primer tramo porque estamos ante una cinta muy interesante y, a ratos, divertida y entrañable.

La película refleja con acierto una cultura y una sociedad a años luz de nuestra sofisticada cultura occidental, una cultura que –a causa de la globalización– influye también en los integrantes más jóvenes de la familia. El guion consigue ensamblar bien las diferentes tramas que protagonizan cada uno de los personajes principales y secundarios. Con pinceladas más o menos elaboradas, se nos habla de los conflictos generacionales, de los límites de las tecnologías o de la necesaria emancipación de la mujer en la India, que sufre todavía algunas costumbres claramente machistas (a pesar de las buenas intenciones de los hombres de la película).

Aunque hablar, hablar, Hotel Salvación habla, sobre todo, de la muerte. Y lo hace con una ironía, con una delicadeza, con una apertura a la trascendencia, con un amor a la vida y con una naturalidad que resultan encantadoras. No estamos ante una película dura, ni muchísimo menos amarga. Los clientes de Hotel Salvación afrontan la muerte como un paso serio, necesario, doloroso… pero también luminoso. La muerte llegará cuando tenga que llegar pero lo importante es cómo se afronta ese paso, cómo se curan las heridas, cómo se pide perdón y cómo se perdona, como se agradece lo vivido y cómo se espera el futuro.

Siendo dos películas absolutamente diferentes en su concepción, género y estética, no pude evitar acordarme del magnífico documental Los demás días. Dos películas que nos hablan de la muerte y que encierran un rotundo sí a la vida.

Ana Sánchez de la Nieta 
@AnaSanchezNieta

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares