Gaza mon amour

Gaza mon amour

PRODUCCIÓN Palestina - 2020

DURACIÓN 87 min.

PÚBLICOAdultos

ESTRENO04/06/2020

GÉNEROS,

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Issa es un pescador de 60 años que vive en Gaza. Un día encuentra casualmente entre sus redes una estatua de Apolo. Tendrá que hacer frente a la persecución de las autoridades mientras trata de acercarse a Siham, una viuda de la que lleva tiempo secretamente enamorado.

En Gaza la vida transcurre entre contiendas, cortes de luz y bombardeos esporádicos. Es la Gaza de los telediarios. Pero, como en cualquier ciudad, hay también tiempo y espacio para las reuniones de vecinos, las peleas entre padres e hijos, las corruptelas políticas y, por supuesto, para enamorarse. Los gemelos Nasser (Arab y Tarzan) han aprovechado un suceso real –la aparición de una estatua que Hamas trató de vender para resolver sus problemas financieros– para construir una pequeña comedia romántica que sirviera al mismo tiempo como radiografía y denuncia social.

La película, a pesar de su modesto presupuesto y su escaso metraje, consigue los dos objetivos. Funciona como comedia romántica, casi dramedia, al dibujar unos personajes entrañables, capaces de afrontar las dificultades y perseguir unos sueños que –encerrados en una estrecha franja de tierra– podrían parecer irrealizables. Y funciona también como denuncia a un gobierno continuamente empeñado en dificultar aún más la vida de sus ciudadanos. Si el poder político tiene que servir a la gente, nos encontramos aquí a unos políticos sirviéndose del pueblo de la manera más aleatoria y caprichosa posible.

Con todo, estamos ante una película para minorías, un título pequeño de una filmografía ajena para el espectador mayoritario. El cinéfilo disfrutará con la poética de los personajes, con esos planos imposibles rodados casi con descuido y con las continuas referencias –no se sabe si buscadas o no– al cine de Aki Kaurismäki. El elogio a los pobres de la tierra y, a pesar de todo, bienaventurados, que quiere decir felices, es el mismo que recorre la filmografía del maestro finlandés.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta